Buscar este blog

Loading...

jueves, 20 de diciembre de 2012

El enigma del platano de Cesar.

     
El Alcázar de los Reyes Cristianos ha padecido durante siglos el protagonismo que se ha llevado nuestra mezquita - Catedral, sin embargo este recinto esta lleno de interesantes historias, algunas de ellas se nos presentan como auténticos enigmas, misterios, uno de ellos se encuentra al final de las hermosas albercas de los jardines del Alcázar. Se trata de una inscripción de gran tamaño en el muro que textualmente dice:

EN TIERRAS TARTESAS HAY UNA CASA CELEBÉRRIMA
ALLÁ DONDE LA CÓRDOBA VIENTA SE MIRA EN EL PLÁCIDO
EN MEDIO Y ABARCANDO TODA LA MORADA
SE ALZA EL PLÁTANO DE CÉSAR DE ESPESA CABELLERA
QUE LA DIESTRA FELIZ DEL HUÉSPED INVICTO PLANTÓ
COMENZANDO SU TRONCO A CRECER DESDE SU MANO
OH ARBOL DEL GRAN CÉSAR, OH AMADO DE LOS DIOSES
NO TEMAS EL HIERRO NI EL FUEGO SACRILEGO. MARCIAL”.

       Una primera lectura nos asombrara, causándonos muchos interrogantes obvios, ¿ de que se trata, que quiere decir, quien lo epigrafio, que significa?
El clamor popular nos habla de una lectura erótica, pero ¿ realmente cual es el sentido de esta epigrafia?


      La historia nos ha dejado constancia de dos visitas de Julio César a Córdoba. La segunda de ellas, en marzo del 45 antes de Cristo fue a consecuencia del rebrote rebelde de los hijos de Pompeyo, a los que venció en la batalla de Munda.Más discreta y prolongada fue su primera visita. Llegó a la ciudad en el año 65 antes de Cristo como cuestor, a las órdenes de Antistio Vétere, encargado de las finanzas del imperio y de los pagos al gobernador, los funcionarios y la milicia. Fue en este tiempo cuando, según cuentan las crónicas, plantó un plátano (Platanus) que posteriormente mereció los honores de ser inmortalizado por Marcial en su epigrama XLV bajo el título De platano cordubensi.
Cuando entra victorioso en Córdoba dos décadas más tarde, tras vencer a los pompeyanos, Julio César manda arrancar el árbol del suelo que fue fiel a sus enemigos. Además, arrasa la ciudad por ser el reducto que sirvió de refugio a sus más enconados enemigos, los hijos de Pompeyo, que le disputaban el poder.
Desconocido el lugar exacto en el que se plantó, el Ayuntamiento cordobés decidió, hace cuatro décadas, dedicarle un rincón en el Alcázar de los Reyes Cristianos. En sus jardines figura, junto a un plátano de nueva planta, en un muro de piedra, el epigrama de Marcial en su lengua original.
En este homenaje en el que se combina la literatura con la botánica, y que pasa desapercibido para muchos cordobeses, se instaló también en el fondo de un estanque un mosaico cuajado de peces, atravesado por canales de agua.
El nombre latino de “Platanus” deriva del griego “platanos” con el que era conocido en la antigua Grecia, parece ser que el término derivo de la palabra “platys” que significa ancho, alusión a sus anchas hojas y amplia copa. Su nombre específico “hispanica” nos indica su posible origen español. Este árbol tiene un sinónimo que es Platanus hybrida, que hace alusión a su origen híbrido.



El plátano es un árbol longevo se cita ya un ejemplar llamado Menenlao que tenía ochocientos años en la época de Plinio y que había sido plantado por este príncipe antes de partir para el sitio de Troya. según Jaime B. Curbera y Miryam Galaz

Existen diversas fuentes que relacionan esta especie de árbol con la guerra, así como una especial relación con los heroes de Homero. por ejemplo, antes de partir para Troya, Agamenon celebro en Aulide sacrificios bajo un platano, asimismo planto otro en Delfos y uno mas en Caifas(Arcadia).Así pues parece claro que Cesar, imitando a los clásicos lo planto tal vez pensando en la batalla de Munda, la comparacion con la batalla de Troya no seria banal. los testimonios de Teofrasto, Plinio y Pausanias invitan a situar este acto de Cesar antes de la batalla.



Alejandro fue el primer caudillo que imito a los héroes de Homero. El tono epico del gesto de Cesar puede explicarse desde la relación que el dictador quizo establecer como Alejandro, con los caudillos homericos. La llamada imitatio Alexandri es una actitud generalizada entre los imperatores romanos desde que Roma entro en contacto con el mundo Helenistico.

Por todo ello la acción de Cesar no fue un hecho original, estaba influenciado por la tradición antigua, casi mitológica, fue un acto simbólico realizado por una persona influyente que se preparaba para asumir el mando del imperio, fue un homenaje asimismo, a un personaje que con el tiempo se convertiría en la persona mas influyente y con mas poder de todo el mundo conocido.

No hay comentarios: