Buscar este blog

Loading...

domingo, 7 de noviembre de 2010

Las inscripciones del monumento a San Rafael junto al Arco del Triunfo o Puerta del Puente



En 1736 varios caballeros devotos elevaron al Ayuntamiento cordobés un memorial solicitando la construcción de un Triunfo a san Rafael en un espacio conocido como Corral de los Ahogados. El primer diseño fue encargado a un arquitecto de Roma pero el proyecto quedó olvidado hasta que en 1765 se retomaron las obras, encargándose de ellas el escultor Michel de Verdiguier. El conjunto está constituido por un zócalo de jaspe, simulando un monte horadado sobre el que se eleva un castillo con el escudo del obispo promotor de las obras, Martín de Barcia. A los pies del castillo se recuestan las figuras de san Acisclo y santa Victoria, los patronos de la ciudad, junto a santa Bárbara. De la torre del castillo se proyecta una columna de mármol y encima se ubica un cimacio que sirve de peana a la figura de san Rafael.



Cercan este monumento diez pedestales con verjas intermedias, y sobre ellos faroles que de noche lo alumbran. En sus frentes se leen diez inscripciones latinas explicando el objeto de la obra y los atributos en ella colocados, y las cuales son como sigue:

La primera alude al castillo y león, que representan las armas de Córdoba, y dice así: Corduba, patritia olim et regia cognominata, in leonis fortitudine, ac inexpugnabili castello tesseram ducens, postassyriorum regni eversionem custodia Raphaelis munita, acceptum a D. O. M. piissimum donum hoc publico, mirabili, et augusto monumento, in aeternum gratitudinis suae erga Deum pignus, ejus antistitis impensa mirifice erecto futuris generationibus devote commendat.

La segunda alude a la palma, como señal de victoria, por haber sido Córdoba capital de la Bética en tiempo de los romanos y luego corte de los árabes. Es como sigue: Post tot tantasque victorias super omnes Baeticae civitates Corduba Metropolis eminet, fereque omnium nationum Hispaniam dominantium primaria Sedes ac curia. Palmam ergo jure meritoque obtinenti in Raphaelis custodia, tamquam suae gloriae fontali origine, dignatasEpiscopalis cordubensis ex toto opitulans, opus hoc magnitudine et majestate alteri impar, grato animo in posterum admirandum reliquit.

La tercera alude a la roca sobre la que descansa el castillo y después la columna con el ángel, que demuestra la firmeza en la fe demostrada siempre por los cordobeses. Es la siguiente: Numquam a catholica fide Corduba discessit, et in Petri Petra firmiter fúndata, Romanae Ecclesiae semper adhaesit: arii labe gotorum regibus contaminatis numquam paruit: sarracenorum tyrannica potestate opresa, fidem servavit in crepidine satis robusta firmitatem exprimens. Antistes cordubensis suis magnificentissimis expensis Raphaeli custodi suo hanc memoriam dicavit.

La cuarta alude al caballo, cuyo significado ya hemos dicho, y explica su inscripción: Super epistylium praeeminentis hujus scapi marmoream Raphaelis custodis cordubensis statuam in Baetis ripa, a quo provinciae nomen et fama, equorum nobilitate, frumenti, olei, vini, olerumque fecunditate satis notae equo, frugibus, et arboribus lapideis ad radices ejus excultis significatae, dignitas Episcopalis cordubensis suis magnificentissimis sumtibus elevaricuravit, ut Corduba antiquissimum provinciae caput de tanto custode gloriam et honoremposteritati commendet.

La quinta se refiere al milagro obrado por San Rafael con Tobías, y la casualidad a haberse colocado su imagen sobre la margen del río donde estuvo el hospital de los Ahogados. Es como sigue: In Baetis ripa lapidea Raphaelis imago mirifice erecta et exaltala est a D. D. Martino de Barcia, Episcopo cordubensi, in tanti custodis obsequium in loco ubi antiquitus coemeterium pro in Baeti suffacatis sepeliendis exstitit. Mira sane Providentia, ut qui Tobiam a devoratione piscis ad ripam Tigris liberavit, cordubenses ab instantibus et devorantibus malis liberet.

La sexta alude al águila con quien se compara al señor Barcia, que costeó el monumento y extendió la devoción a San Rafael. Es ésta: Episcopus cordubensis sicut aquila provocans ad volandum pullos suos, expandit alas suae devotionis, et ad custodis Raphaelis cultum cordubenses provocat: custodiam enim a gentibus, in similitudinem aquilae de longe venientibus, Cordubae mutuatam mirifice exaltare vult, et futuris generationibus memoriam reliquit.

La séptima alude al escudo de armas del señor Barcia que se ve sobre la puerta del castillo. Es como sigue: Ut in die ultionis Domini misericordiam a Deo Corduba consequatur per manus sui piissimi custodis Raphaelis, antistes cordubensis tamquam bonus Pastor, homo sine querela properans deprecari pro populo, proferens servitutis suae scutum, orationem, et per incensum deprecationem allegans resistit irae, et finem imponit necessitati, ostendens, quoniam suus est famulus.

La octava es dedicada a las imágenes de Santa Bárbara, San Acisclo y Santa Victoria: Super muros tuos, o Corduba, Episcopus cordubensis constituit custodem tuum Raphaelem, qui tota die ac nocte non tacet: et venient etiam in auxilium tibi speculatores murorum tuorum, Ascisclus scilicet et Victoria in protectionem tuam constituti, simulque Barbara, quam magna devotione Pastor tuus fuit prosecutus. Audi ergo voces eorum, et erit tibi secura protectio.

La novena alude a la protección del Arcángel Custodio de Córdoba: Levat Corduba oculos suos in montem, id est, in Raphaelem, unde venit auxilium ei: custodit enim eam in introitum suum et exitum suum ex hoc nunc, et usque in saeculum, et spiritus nequam ei non nocebit. Levat inquam oculossuos in montem, quem piissima devotio antistitiscordubensis contra saeculorum oblivionem erexit.

Y la décima, sobre el juramento de San Rafael y su encargo de dar culto a las reliquias de los santos Mártires: Archangelo Raphaeli coelesti medico, viantium fideli comiti, divinae misericordiae piissimo ministro, qui cordubensem custodiam sibi a Deo traditam juramento attestatus est, sanctorum cordubensium cultum et erga forum ossa piam devotionem commendavit. In tanti protectoris obsequium praefatus Episcopus cordubensis hanc marmoream statuam in ostio civitatis et in conspectu omnium populorum munificentiori manu elevari iussit.

En el patio o paseo que rodea el monumento hay otras tres inscripciones, dos de ellas en castellano y la otra en latín, que comprenden la historia de toda esta obra y las indulgencias concedidas a los que rezaren ante las imágenes allí colocadas. Insertámoslas a continuación para conocimiento de nuestros lectores:

:Gobernando la Iglesia Universal la Santi dad de Nuestro M. S. P. Clemente XIVy reynandoen España la Magestad del Señor Don Carlos III elilmo. Señor Don Martín de Barcia, Obispo de Cór doba, á propias expensas por su ardiente devociony la de su Ilustrísimo Cabildo principió la erecionde este Triunfo en 29 de abril de 1765, elevando sucolumna, y sobre ella la imágen de nuestro SantoCustodio Rafael en el de 1771, después de benditala estátua, y colocadas en su pecho las reliquiasdel Santísimo Leño de la Cruz., con partículas del velo de María Santísima, de la capa de su benditoEsposo Señor San Josef, y huesos de los Santos Pe lagio mártir, y Roque confesor, concediendo en su veneración 40 días de indulgencia á los que con ella rezaren una Ave María, rogando al Señor porel bien de su Iglesia y sana conservación de este pueblo.

La segunda explica su conclusión de este modo:

:Siendo Pontífice Romano Nuestro M. S. P. Pió VI y en el reynado de Nuestro Augusto Soberano Don Carlos III se concluyó este Triunfo en 31 de diciembre de 1781, baxo la dirección y ardiente zelo del Ilustrísimo Señor Don Baltasar de Yusta Navarro, Obispo de Córdoba, á expensas del caudal, que del espolio del Ilustrísimo Señor Barcia asignó la piedad del Excelentísimo Señor Don Manuel Ventura Figueroa, Caballero Gran Cruz, de la Real distinguida Orden de S. M. de su Consejo y Cámara, Gobernador del Supremo de Castilla, Comisario General de la Santa Cruzada, y Colector General en los Reynos de España: colocando las santas estátuas, y en el pecho de la de Santa Bárbara partículas de su cráneo, y de las Santas Agueda y Columba: en el de San Acisclo huesos de su cuerpo, de San Alvaro y otros; y en el de Santa Victoria parte de la cadena de su prision, y huesos de otros Santos: concediendo su Ilustrísima 40 días de indulgencia á los que devotamente rezaren una Ave María ante cada una de estas efigies, pidiendo a Dios por el bien de su Iglesia y eterno descanso de los fieles sepultados en este cementerio.

Finalmente, en el frente meridional del muro que da al río se halla colocada otra inscripción, que comprende la historia de toda esta obra, y dice así:

:D. O. M. / Divoque Raphaeli Archangelo, coelestis aulae Principi, /pio, ciementi, misericordi, / hujus cordubensis civitatis beneficentissimo Custodi, / in obsequii et gratitudinis signum / hoc mirum opus /maiestate, gravitate et pulchritudine omnibus impar / Ill. D. D. Martinus de Barcia, Cordubensis Episcopus. / D. O. S. / Quod licet expensis suis fieri curarit, morte tamen praeventus / perficere non potuit. /Illud autem post decem annorum curriculum / devotione, zelo ac pietate motus / Illustr. D. D. Balthasar de Yusta Navarro, ejusdem Sedis antistes, / erexit, direxit, ac perfecit, / regio nomine constituente / Excmo. D. D. Emmanuele Bonaventura Figueroa, / Supremi Regii castellae Senatus Gubernatore amplissimo, / in divi Petri suprema cathedra sedente / Ssmo. D. Nostro Pio Papa Sexto, /unica, viva ac vera catholicae fidei regula, / in Hispanias fauste ac dulcissime regnante / D. Nostro Carolo III pio, felici, augusto. / Anno Domini MDCCLXXXI.

No hay comentarios: